Las impresiones de Jorginho de Las Palmas 1 – 0 Betis

El partido | Los jugadores | El entrenador | Conclusiones


Hola holita, que diría aquel. Que vosotros diréis, ¿a que viene este ahora con eso y a estas horas? Pues vengo a tomármelo con humor porque yo creo que el índice de cabreo al que están llegando los béticos a la hora de ver los partidos del equipo está llegando a un límite preocupante. Y vengo a estas horas porque he tenido estropeado el ordenador y no he podido conversar con vosotros antes, como todas las semanas, sobre que me pareció el partido del sábado. Os pido perdón por el retraso. Y por lo que me pareció el partido… pues basura. Sí, puede parecer duro pero es realmente lo que sentí cuando vi el enésimo baño consecutivo de juego, ocasiones y de todo.


El partido | Los jugadores | El entrenador | Conclusiones

 

Otra vez un equipo pasándonos por encima pero esta vez no nos encontramos una manita de Rubén Perez como en Granada, ni un saque de Adán que le cae a Rubén y hace magia como en Gijón, ni una presión convertida en un balón suelto como en Málaga. Esta vez no jugar a nada se tradujo en eso, en nada, en venirte con cara larga y cero puntos en el zurrón. Otra vez el equipo hizo el ridículo y otra vez dio vergüenza. Pena por los desplazados, lo mejor de esa noche en Gran Canaria.

 

Mira que lo he intentado ¿eh? Mira que quise ver una mejora de lo visto en pretemporada ante el Villarreal. Mira que tras los partidos ante Real Sociedad y Valencia, aun con esos condicionantes de jugar con uno menos, me pareció que se mostraba una solidez y quise comprar eso como un paso adelante aunque luego se dieron dos atrás. Mira que ante Levante y Celta vi un equipo algo mejor y quise creer que se volvía al camino correcto pero no. Ya se encarga el entrenador del Real Betis Balompié de demostrarnos una y otra vez que no hay de que ilusionarse, que cuando parece que se da con la tecla, él toca otra y desafina rompiendo melodías una y otra vez.

 

Resulta que ante Levante y Celta has mostrado buena cara. No es que maravillaras pero mostraste cierto equilibrio, más ocasiones ofensivas y aunque te crean ocasiones con relativa facilidad como las de Deyverson y Nolito, has puntuado y has visto a tu equipo más cómodo sobre el campo. Bueno, pues vamos a Las Palmas, ante un equipo que tras el cambio de entrenador aboga por tener el balón, por el toque y ganarte la partida en el centro del campo y tu llegas y debilitas el centro del campo de tu equipo con un 4-4-2. Y no porque el 4-4-2 sea un sistema ni peor, ni mejor, sino porque creo que todos vemos que no está nada trabajado. Solo hay que ver a los jugadores perdidos sobre el campo.

 

De acuerdo, es una baja sensible la ausencia de Ceballos en la mediapunta ¿NO tienes más? Portillo (al que aún no hemos visto este año en su posición natural), Van der Vaart, Fabian… ¿Que son? ¿No podías simplemente cambiar un par de piezas y mantener el estilo? Porque si Las Palmas fuese a salir a poner el autobús comprendería salir más ofensivo pero si sabes que te quieren disputar el balón porque su entrenador, ni por tipología ni por nada, ha decidido ser fiel a un estilo y todos lo conocemos. Pues no, debilitamos nuestro centro del campo y ponemos a Rubén y Molina a recibir pelotazos. Consecuencia: Un baño de Las Palmas. En las redes sociales todos coincidían al descanso en que era medio milagro ir empatados.

 

Pero ¿Acaba ahí el desastre? NO. El técnico, no contento con el nefasto planteamiento del partido, ve que gracias a la diosa fortuna vas empatado, ves que a los jugadores canarios empieza a temblarles las piernas por el esfuerzo, que ya no te atacan igual ni te presionan con la misma intensidad y ¿Lo aprovechas? ¿Refrescas el ataque con Van Wolfswinkel? ¿Metes un mediapunta en el 60′ para canalizar el juego ofensivo y buscar pases interiores a tus dos delanteros? ¿Metes la velocidad de Vadillo en banda para hacer daño a David Simon que ya tenía una amarilla? Nada de eso. Conforme con el milagroso empate, esperas a que falten diez minutos para el final y mueves el banquillo. Entonces si metes velocidad en el costado, pero en 10 minutos difícil que nadie te solucione la papeleta. Entonces si metes un mediapunta, pero quitando un delantero para que solo tenga una referencia arriba. Entonces si metes otro delantero para refrescar el ataque, pero en el 91′ con la intención no de ganar, sino de perder tiempo. Te marcan, Se acabó.

 

Al final pasa lo que debía pasar. El equipo que lo intentó, el que jugó a algo, gana el partido y el que no quiso jugar, el que fue siempre a empatar, pierde. Y ya estamos hartos. Hablo del nefasto planteamiento y por la propia lectura en vivo del partido del técnico porque demostró no estar a la altura. No hablo de la plantilla porque aunque para mi faltan claramente un creador de juego y un extremo izquierda, pienso lo mismo que pensaba en septiembre, que es un equipo para mitad de tabla, del 8 al 14. Y por supuesto da más de sí que soportar semana tras semana un baño de fútbol de todos los equipos que se ponen delante y que no tienen más recursos que tu. Y hablo también de la directiva y de la dirección deportiva del Betis, porque son unos cobardes. Porque no toman decisiones importantes que se deben tomar, por ejemplo en el Betis B y espero, que si los próximos partidos esto sigue sin funcionar en el primer equipo, porque este equipo no juega A NADA, tiene una deficiente preparación física, tácticamente está trabajado lo justo tirando a poco y lo de las jugadas ensayadas – sí, esa que vimos por segunda vez, de dársela al de al lado, perderla y que te cojan el contragolpe no se si producen risa o lástima- se tomen también medidas. Parece que les tiembla el pulso a la hora de reconocer errores y buscar soluciones. Ya está bien de aguantar esto. Perder se puede, salir a no ganar, nunca.


El partido | Los jugadores | El entrenador | Conclusiones

Adán: De nuevo de lo mejor. Al menos salvó al Betis en más de una ocasión. Y es que le llegan tanto que siempre tiende a destacar porque es un buen portero.
Piccini: Que mal lo pasó el italiano con Viera y compañía. Lo sobrepasaron una y otra vez. Te hartas de ver al equipo pegando pelotazos hasta que la coge Piccini y deseas que pegue alguno. Se la juega en zonas peligrosas a veces y un día de estos nos da un infarto.

Westermann: Ni fu ni fa. No estuvo mal aunque tampoco destacó. No desentonó cambiado de lado y no fue de lo peor pero no es un partido para recordar.

Jordi Figueras: Lo de siempre, cuando parece que está haciendo un partido bastante correcto, llega, la lía, a veces te cuesta un partido y nada. Me da pena decirlo porque pienso que lo intenta pero es cuarto o quinto central del Betis por mucho que se empeñe el entrenador.

Vargas: No lo vi mal. No permitió casi nada por su banda, aunque también Las Palmas forzó el ataque por el costado opuesto.

Petros: No estuvo brillante, pero aportó trabajo, pundonor y demostró no rendirse. Es un jugador de trabajo que, junto a Adán, me pareció de lo mejor en una tarde gris para todos.

Xavi Torres: Hay veces en que lo veo aportar muchas cosas sin balón, aunque muchos solo ven lo que hace con él. En este partido no me lo pareció. Desapercibido completamente.

Cejudo: Siempre lo intenta y siempre trabaja, por eso no hay nada que achacarle, pero futbolisticamente poco. Muy poco.

Joaquín: Muy apagado, como los últimos partidos. Un centro de esos que el pone y son medio gol y poco más.

Rubén Castro: Tuvo alguna que siempre se fue alta. Valorar a los delanteros que solo hacen correr a por pelotazos me resulta injusto pero en general no estuvo acertado en sus acciones.

Jorge Molina: Tuvo unos buenos minutos ante el Celta, en los que marcó, pero no termina de estar bien. Necesitamos al mejor Molina y el sábado no se vio, aunque es difícil sacar peligro de una sandía. Este equipo no crea fútbol.

Vadillo: Diez minutitos para ver que su velocidad a la contra podría haber hecho bastante daño. Quizás no, pero el partido me deja la sensación de ser un arma desaprovechada.

Van der Vaart: Otro ratito para él. Prácticamente sin recibir el balón. El cambio tardío no cambio nada.

Van Wolfswinkel: Un par de minutos. Lo sacó el técnico para perder tiempo y rascar un punto y ni eso sirvió. La mentalidad perdedora suele tener castigo.


El partido | Los jugadores | El entrenador | Conclusiones

Pepe Mel: No voy a decir nada al respecto. Otras veces he pedido trabajo pero ya no voy a pedir nada. Nefasto planteamiento, cambios tardíos e intrascendentes. Nada que me sorprenda, desgraciadamente.


El partido | Los jugadores | El entrenador | Conclusiones

 

Si estas palabras os parecen duras en algún punto, dad gracias a que no lo escribí el sábado tras acabar el partido. Es lo que pienso. Deseando leer lo que pensáis vosotros.


@jorgegonex | Mis impresiones del equipo tras Las Palmas – Real Betis

Deja un comentario