Las impresiones de Jorginho del Betis 1 – 1 Celta

El partido | Los jugadores | El entrenador | Conclusiones


Empate cosechado en casa para romper una fuerte racha de derrotas que hacía tambalear la credibilidad del equipo y sensaciones esperanzadoras para un partido que se antojaba difícil el sábado en el Benito Villamarín. El Betis saltó al campo con unas ideas claras que hacía tiempo que no se veían, o al menos esa fue mi impresión. 


El partido | Los jugadores | El entrenador | Conclusiones

 

No es que el juego del equipo fuese ilusionante, pero si se vio un cambio. Un cambio en la intención. Se salió a querer el balón, a buscar competir con tus armas y se notó, se notó para bien, porque al contrario que en otros encuentros, las sensaciones eran de querer. De tener un plan establecido. Puedes hacerlo o no, pero siempre hay que querer. No existe otro camino mientras portes las trece barras sobre el pecho. ¿Y a qué me refiero con querer? ¿Por qué el equipo pareció ir a por el partido en este y menos en otros encuentros aunque siempre sea esa la intención de los profesionales? Pues por varios detalles que aunque parezcan insignificantes, no lo son en el conjunto.

 

Lo primero es abandonar esa absurda idea de tipologías de jugadores o de renunciar al balón haciendo ver que tus jugadores no son capaces de quererlo y tenerlo como los demás equipos. Desde el verano llevo insistiendo en que esta plantilla es de mitad de tabla -del 8 al 14 dije- y lo mantengo. No tenemos nada que envidiarle a nadie ni somos peores que el resto. ¿Hay carencias en la plantilla? Por supuesto. En mi opinión un organizador de juego que obviamente te facilitaría tener el control cuando quieres el balón o un extremo izquierda -aun con la aparición de Vadillo- que te ofrezca esas alternativas. Pero aún con esas carencias, tienes otras muchas virtudes que explotar. Tienes un muy buen portero, una pareja de centrales que con sus desaciertos, es solvente como otras en primera, un gran goleador -el máximo en la historia del Betis-, un centro del campo donde no suele apreciarse la desidia y sí el esfuerzo y el trabajo y otros jugadores con hambre, carácter y ciertas cualidades a los que se le puede sacar partido.

 

El segundo detalle que ayuda a cambiar las cosas es colocar a los jugadores en su sitio. Rubén Castro abandonando caer tanto a banda, Dani Ceballos por fin, aunque hayamos tardado más de una decena de jornadas en verlo, con libertad en tres cuartos, haciendo una función parecida a la que realiza en España Sub’21 y abandonando la zona del mediocentro donde su imaginación debe dejar lugar al trabajo y su verticalidad pasa del beneficio a la temeridad con efectos incluso perjudiciales para el equipo. Un 4-5-1 que aunque deja a Rubén solo arriba, restándole a su oportunismo – ya que centra en exceso la atención de los centrales-, equilibra al equipo en defensa y permite con ese doble pivote de trabajo, que Ceballos y los costados, en este caso Joaquín y Cejudo, aporten también en ataque.

 

Y el tercer detalle, que a su vez me parece la mejor noticia de la jornada, los jugadores que empiezan a subirse al carro. No solo Dani Ceballos que encontró su sitio en el campo, también Petros, que una vez que las bajas le han dado la alternativa ha aprovechado su oportunidad, ya bastante adaptado al club, ciudad y juego europeo, fue el mejor del partido. A eso sumemos a Vadillo, que ya apareció en Copa, aun sin mostrar su mejor versión si dejó destellos y el sábado los corroboró mostrando, por fin, a ese Álvaro Vadillo que muchos hemos esperado y que pocas veces hemos visto. Así sí, con esa actitud es útil al 100% porque te aporta unas cosas en el campo que al Betis solo le daba Joaquín hasta ahora. Y por supuesto Jorge Molina, que más o menos acertado, entró a currar, como siempre hace, se puso el mono y lo hizo casi todo bien esos minutos, anotando el gol del empate.

 

Podemos abandonar un poco una lectura tan positiva para ver que el Celta con poco nos hizo un gol, que tuvimos algunos errores individuales en defensa que por suerte no acabaron peor. Quizás si Nolito tiene un poco de pausa y se para a pensar antes de definir, todo lo veríamos de otro color. Podemos centrarnos en que jugamos mucho tiempo con un futbolista más y que el empate nos parece poco, pero ya con once futbolistas se quiso el balón ante un buen rival, se buscó el partido, salieron a trabajar y a ir a por el partido y en eso no encuentro crítica posible. A seguir trabajando esa semana y a por el siguiente partido, sin pensar en derbis, a por los tres puntos en Gran Canaria. Ya lo dije en Twitter al acabar el partido, A mí este Betis si me vale. Ahora toca mejorar lo visto y trabajar sobre lo andado para no volver atrás.


El partido | Los jugadores | El entrenador | Conclusiones

Dani Giménez: Es complicado suplir a un portero en tan buena forma como está Antonio Adán. Dani no tuvo prácticamente que intervenir en todo el partido y la que le tiraron a puerta fue el gol del Celta. Por otra parte, mi sensación es que con la ausencia de Adán, aunque aporte cualidades diferentes, la portería no está mal defendida.
Piccini: Como siempre, acciones que a veces dejan que desear con otras bastante buenas, especialmente en defensa. Hay que tener en cuenta que es un chico joven y que tiene mucho que aprender. Tiene una potencia, fortaleza y velocidad, que bien llevadas o instruidas, lo podrían convertir en un lateral muy solvente. Hubo algún repliegue en el que dejó a Nolito sin opciones, si bien otras veces sufre en la colocación. Por otra parte es en ataque, donde se ven sus mejores virtudes, porque con balón, no lo hace nada mal. Puso algunos de los mejores centros de la noche al área, y eso en partidos en los que llevas el peso ofensivo, como el sábado con el Celta encerrado, es muy útil.

Bruno y Westermann: Aunque cumplieron con su labor, yo los vi muy inseguros. Inseguros en ciertas acciones puntuales que siempre empañan una actuación. Bruno perdió un balón que, aunque no fue aprovechado en una mala decisión del atacante celeste, perfectamente hubiese podido ser gol y dejarte el partido cuesta arriba. Westermann tuvo alguna interacción desafortunada con el balón, como un despeje de cabeza que sale hacia atrás. Aun así, el partido fue menos exigente a raíz de la expulsión.

Varela: Igual que Piccini, Varela subió su banda y colgó varios balones peligrosos al área. No tiene la capacidad de encarar por velocidad del italiano, pero con Vadillo por delante y en superioridad numérica se le vio aportar bien ofensivamente.

N’Diaye: Quizás algo eclipsado por el trabajo de Petros. Comenzó la temporada siendo de lo mejor del Betis pero con el tiempo se ha ido equiparando hasta el punto de no destacar y dejar paso a una labor algo más gris. Con Ceballos por delante, no necesitó ser el protagonista de subir el balón y tampoco se le ve tanto en la presión como cuando el Betis jugaba con un 4-4-2 algo más clásico. Aún así, trabajo y más trabajo, que en su rol es también lo más importante.

Petros: Con Petros me voy a parar y voy a hacer algo de autocrítica. Y es que cuando el Betis lo fichó, dije por su estilo de juego e intensidad que creía que no tendría problemas para adaptarse al fútbol europeo pero que no lo ubicaba en el once del Betis. No me parecía un mediocentro defensivo al uso (que no lo es) y tampoco un organizador, por lo que no me cuadraba en el posible 4-4-2 que pretendía Mel y además, se gastó un dinero en él que a mi entender, se necesitaba para reforzar otras posiciones (por ejemplo el puesto de organizador que no existe en plantilla para dejar a Ceballos en la mediapunta, donde rinde). Sin embargo hay algo que no supe ver, y es que con el cambio de sistema para jugar con este 4-5-1, un sistema parecido al que usaba el Corinthians cuando Petros acompañaba a Ralf en la medular. En ese puesto, como mediocentro posicional, donde sin ser ni una cosa ni otra funciona como un híbrido de ambos y ayuda en las dos facetas, ha encontrado su sitio y su rendimiento fue muy bueno. Hasta el punto de que me pareció el mejor del partido. Si a eso le sumas un perfil humilde y trabajadores que parece tener el brasileño, fue el partido que más me convenció de él aunque insisto que sus números en partidos anteriores a nivel individual han sido bastante buenos. Me alegro mucho, el Betis sale beneficiado de ese buen Petros.

Dani Ceballos: Como ante el Levante, volvió a repetir en la mediapunta y ahí es diferencial. No porque todo lo haga bien, sino porque su influencia en el juego es esencial. El Betis disfruta más con balón cuando Ceballos se ofrece, recibe, la aguanta y la da. Ahora la suelta antes, no abusa tanto del balón al tener más minutos y no querer hacer de todo en dos acciones. Hacía falta la figura de ese jugador que se filtra entre líneas.

Cejudo: No está acertado en muchas acciones aunque se le ve con más chispa que antes. El año pasado critiqué alguna vez su aportación pero tras verlo estos partidos, a un jugador que da todo lo que tiene como está haciendo él, no tengo nada que reprocharle. Otra cosa puede ser que piense que un compañero te daría otras cosas a nivel futbolístico que él no está dando.

Joaquín: Lo intenta y lo busca, pero no está acertado. No estuvo mal con balón pero dio un nivel menor a lo que ha dado otros partidos. No estuvo fino en el uno contra uno a la hora del regate y en cuanto a centrar al área, más luces que sombras. No fue un buen partido el suyo.

Rubén Castro: Tuvo algún intento pero solo arriba su oportunismo se reduce y sus posibilidades de marcar disminuyen, lo que al acabar el partido te deja la sensación de que no ha estado bien. Por otra parte trabajó y lo buscó que es lo que se le debe pedir.
Jorge Molina: Entró y trabajó por el equipo, como siempre hace. Su entrada le dio algo más de libertad a Rubén y forzó al Celta a dividirse las marcas. Fruto de ello llegó el gol. Recibió Petros y si antes tenía la opción de Rubén, ahora tenía la de Molina que lo aprovechó. Antes de eso recibió un pase magistral de Van der Vaart que de haberlo cogido quizás hablaríamos de otro marcador. Jugar con dos delanteros te dio unas opciones que jugadores como el holandés, Ceballos, Portillo, Petros o Vadillo agradecen para forzar la jugada de gol.

Vadillo: Ojalá este Vadillo siempre, porque así es muy útil. El fútbol es un estado de ánimo y Vadillo ha encontrado el suyo. Entró, con confianza, encaró, lo buscó, disparó, quiso el balón, se asoció y dio al Betis una presencia en la izquierda que solo tuvo esta temporada en Vallecas, cuando Joaquín salió para jugar allí. Así si, con esa actitud Vadillo SI vale.

Van der Vaart: Ha cambiado su actitud y eso es positivo para el Betis, porque así si puede aportar algo. Ojo, no para ser titular, pues en opinión de quien suscribe estas palabras, para mi está por debajo en la mediapunta de Ceballos y de Portillo, pero ese cambio de actitud, como digo, es positivo. Le dio un muy buen pase a Molina, pues está claro que en ese contexto con el Betis volcado es ideal para él. Tuvo su oportunidad a balón parado pero le salió excesivamente blanda. Tal vez si se pone a tope físicamente hablemos de otras cosas, pero querer sumar fue la mejor noticia de la noche y la copa con respecto al holandés.


El partido | Los jugadores | El entrenador | Conclusiones

Pepe Mel: Creo que hizo bien repitiendo once y sacudiéndose complejos. El Betis salió a buscar el ataque y sin deshacerse del balón y lo tuvo, lo buscó, en un partido ante un buen rival. Ese es el juego que queremos ver. El equipo no tuvo grandes problemas tácticos y aunque no jugó un fútbol de muchos kilates, se jugó como se debía.


El partido | Los jugadores | El entrenador | Conclusiones

 

Los cambios, en mi opinión, fueron acertados aunque sin desmerecer la labor del técnico, siendo once contra diez y teniendo que atacar se hizo lo lógico, lo que creo que habríamos hecho todos. Ahora como ya hemos comentado toca no dar pasos atrás y desde aquí, avanzar, pulir defectos y mejorar. Es el camino.


@jorgegonex | Mis impresiones del equipo tras el Real Betis – Celta de Vigo

Deja un comentario