Las impresiones de Jorginho del Betis 1 – 1 Sporting

El partido | Los jugadores | El entrenador


Sentí pena tras el partido del sábado. Me pareció una oportunidad desperdiciada de poner tierra de por medio y mirar con otra cara la liga.

Es cierto que al final la jornada ha servido para rascar un punto más al descenso pero no es esa la ambición que yo tengo. Considero que el partido era ganable, más allá del rival o de jugar en casa, por como se presentó todo, por ver a un Sporting maniatado que prácticamente no inquietó a Adán, por ver un Betis que una y otra vez llegaba pero no finalizaba.


El partido | Los jugadores | El entrenador

Pena por el resultado, que podría haber sido mejor, pero todo ello aderezado por la impotencia y el enfado, no muy alto, pero enfado. Impotencia por una actuación arbitral que otra vez vuelve a tener como víctima al mismo y ya cansa. No voy a escudarme en el arbitraje, siempre me han parecido excusas aunque pienso que el claro perjudicado fue el Real Betis. Es ahí donde entra también el enfado. Enfado porque cuando el Betis encerraba al Sporting, cuando parecía que el gol podía caer de un momento a otro, el equipo dio un paso atrás.

 

Y dio un paso atrás impulsado por su entrenador, Juan Merino, que no acertó -siempre en opinión de quien suscribe estas palabras – ni con los cambios ni con los movimientos tácticos desde el banquillo.

Porque en el partido de ida el Sporting dominó al Betis, le jugó bastante bien, tuvo muchas oportunidades que Adán se encargó de desactivar y solo una genialidad de Rubén hizo que el Betis se llevase el partido y en este, ocurrió todo lo contrario. Fue el Betis quien llevó el peso del partido, quien lo intentó una y otra vez pero mi sensación final es que no se fue de verdad a por el partido.

 

No tiene sentido que dominando como estaban dominando los verdiblancos, cuando estás llegando y lo mejor que puedes hacer es mantener jugadores que pesquen en el área – si hubiese estado bien, que lo desconozco, era partido para Damiao -, lo que hagas sea quitar un delantero y dejar a Rubén solo o lo que es lo mismo, facilitarle el partido a la defensa del Sporting que por momentos pareció sobrepasada. Ni tiene sentido tener en el banquillo a dos mediapuntas capaces de acaparar el caudal del juego, con gran visión para el pase interior como son Portillo y Ceballos, y sacar a Joaquín a jugar por dentro de forma totalmente antinatura.

 

Como tampoco lo tiene, estando el partido como estaba, con el Real Betis dominando la posesión del balón como estaba haciendo y el Sporting con claros problemas para cruzar el ecuador del terreno de juego, el mantener ese doble pivote Petros-N’Diaye que tantos problemas tienen cuando alcanzan zona de peligro real a la portería contraria.

 

En definitiva, la sensación que me queda y no sé si coincidiréis es que en lugar de dar el paso al frente para ganar el partido lo que se hizo fue levantar el pie del acelerador y el Betis lo pagó. Lo pagó con una contra fantástica de Carlos Castro que definió sensacional el buen pase de Halilovic aunque más tarde lo arregló Pezzella – para mí el mejor del partido – con su gol a balón parado. Una ocasión desperdiciada que te deja esa sensación de inseguridad de no saber que vamos a ver ante el Rayo, pero necesitamos otra victoria que permite afrontar la liga con otra cara, con otra seguridad.


El partido | Los jugadores | El entrenador

Adán: Estamos tan acostumbrados a que nos saque las castañas del fuego, que se nos hace extraño ver un partido en el que apenas participa. He leído por ahí que podía hacer más en el gol, pero no lo comparto. Es un uno contra uno, tapa lo que puede pero la definición es bastante buena. A toro pasado podemos decir que si se queda bajo palos igual llegan los defensores y no encaja, pero eso, a toro pasado. Salió a tapar y no pudo evitar el gol. Partido discreto para él por el buen hacer del equipo. Ojalá fuera siempre así.
Montoya: No hizo mal partido. Apoyó en ataque y tuvo un partido cómodo en defensa hasta que saltó Jony al campo. Era encargado de cerrar junto a Petros en el gol rival pero la rapidez de la jornada y del delantero imposibilitó que lo taparan.

Pezzella: Partido completísimo del central. Ha abandonado los pelotazos que daba cuando llegó, ha dejado de quitársela de encima y está rindiendo cada vez mejor. No fue un partido especialmente exigente pero no lo fue por el buen trabajo colectivo. Además anotó un gol que firmaría cualquier delantero centro. Fue el mejor del encuentro.

Bruno: En un nivel parecido a Pezzella, aportando mucha solidez y seguridad. Buen partido en general de la zaga verdiblanca.

Vargas: Ya fue de los mejores ante el Deportivo y está alcanzando un buen nivel en su rendimiento. Bastante seguro y aportando al equipo, no pasó problema y lo intentó alguna vez en ataque.

N’Diaye: Oscuro trabajo aunque muchas veces encargado de bajar a recibir y participar en la elaboración. Mantuvo el nivel que viene mostrando y a pesar de sus carencias cuando afronta oportunidad de gol a favor, lo suple con mucho trabajo. Vio la quinta tarjeta y habrá que conformar el once con un centro del campo diferente ante el Rayo.

Petros: Mucho esfuerzo, como siempre, pero está empezando a correr sin mucho sentido. Acude a presionar a zonas avanzadas dejando un espacio peligroso a sus espaldas que N’Diaye no debe puede cubrir. Imagino que serán instrucciones del entrenador ir así a la presión pero es infructuosa y por momentos, peligrosa. Cara a puerta va fatal, tiene muy poco gol y en los últimos partidos sus incorporaciones han sido algunas de las mejores oportunidades, lo cual es una pena porque le cuesta ver portería. Parece bajar su rendimiento últimamente pero pienso que es por esa presión comentada que lo desgasta sobremanera y disminuye su acierto con el cansancio.

Kadir: Pobre partido del argelino que no está siendo determinante y no está aportando demasiado pegado a la banda. No está encarando y no está poniendo buenos centros al área por lo que su partido dejó que desear. La pérdida en el gol en contra es imperdonable. Esta vez su error costó un punto.

Musonda: Lo intenta mucho pero a mi cada vez me parece más claro que le sobra encarar y le falta buscar a los compañeros. Tiene un regate sensacional pero sumaría más al equipo si aprende a elegir cuando utilizarlo. Sigue sumando buenas cosas pero a veces le sobra conducción, si va mejorando eso y se asocia más, el Betis ganará puntos. De todas formas es siempre peligroso para el rival. no estuvo acertado con el tiro pero se descolgó varias veces posibilitando la oportunidad.

Rubén Castro: La buscó una y otra vez y le anularon un gol legal. Siempre al límite, a veces tarda mucho en salir del fuera de juego. En cualquier caso se le vio cómodo con un compañero, mucho balón al área y le faltó encontrar algún balón claro de gol.

Van Wolfswinkel: Peleó y ganó más de un balón por alto, juega bien de cara pero no termina de encontrar el gol y parece incómodo por ello a veces. El pequeño cabreo por ser sustituido, aunque no lo veo muy grave, creo que sobra, aunque yo estaba igual al ver el paso atrás que iba a dar el Betis.

Joaquín: Más perdido que un pingüino en el Caribe. Teniendo dos mediapuntas sentados en el banco no entendí su salida para jugar por dentro. Menos aún cuando el cambio lógico hubiese sido Kadir. Lo intentó con muchas ganas e incluso puso algún buen balón a sus compañeros como en el gol anulado a Rubén pero en general salió bastante perdido al terreno de juego.

Dani Ceballos: Salió para jugar 20′ cuando tal vez debería haber jugado 40′. Dio algo más de sentido al juego arriba, intentó asociarse con Musonda y encontrar el camino al área pero el tiempo se hizo corto cuando se sumó creación al centro del campo.

Jorge Molina: Salió tarde, cuando el Betis ya había bajado sus prestaciones con un delantero menos. Hizo diez minutos discretos, aunque lo intentó. Es complicado rendir a base de ratitos también.


El partido | Los jugadores | El entrenador

Juan Merino: Creo que el Betis planteó el partido como debía. Personalmente no esperaba que el Sporting nos esperara tan atrás y posiblemente él tampoco. El equipo salió valiente a ganar el partido. En la segunda parte, viendo que el partido se pintaba verdiblanco se debió dar un paso adelante con los cambios y terminar de ir a por el partido pero no se hizo. En mi opinión los cambios se hicieron tarde y mal. Se perdió una oportunidad de oro, la sensación es de que no se fue de verdad a por el partido y creo sinceramente que el entrenador tuvo esta vez mucha culpa de ello. Hay que ser más valiente si quieres llevarte el partido. A trabajar y ganar al Rayo, no queda otra.

@jorgegonex | Mis impresiones del equipo tras el Real Betis – Sporting de Gijón

Deja un comentario