Las impresiones de Jorginho del Granada 1 – 1 Betis

Intentando ser lo más objetivo posible, ¿que opinión te genera ir a jugar a casa del colista y venirte casi sin rematar a portería? Sinceramente, la sensación que me dejó el partido de Granada fue de tristeza. Tristeza por los béticos que se desplazaron para ver “esto” y porque lo que a mi me transmitió ese Betis es una ambición inexistente. Porque se puede ganar, perder o empatar, pero desde el planteamiento inicial hasta el último cambio del partido nos dejó claro que no se fue a por la victoria, cosa que no se puede permitir, y lo que sí que pudimos ver fue un resumen de los grandes errores del Betis las últimas jornadas (gol tempranero, facilidad del rival para crear ocasiones -gracias Adán-, nula llegada, nada parecido a jugar al fútbol cuando se tiene la posesión del balón… Y es entonces cuando te preguntas, ¿esto es todo?

 

Mira que he intentado ser optimista, que vi los partidos ante Real Sociedad y Valencia como un avance, se quiso el balón, se disputó la posesión y cuando vinieron mal dadas se tiró de garra y oficio. Me agarré a una solidez defensiva que poco hemos visto con este técnico, a unos partidos en los que se abandonó ese correcalles imprevisible pensando en que a partir de hacernos “rocosos” atrás se mejoraría poco a poco el juego con balón pero no. Este equipo no mejora, este equipo involuciona.

 

Ante el Deportivo se vio un equipo sin recursos con balón. Perdimos con dos zarpazos (pienso que bastante buenos) pero aún se dejaba intuir algo de esa “solidez defensiva”. El Sporting salió a comerse al Betis y vaya si se lo comió, pero dos jugadas aisladas y geniales dieron tres puntos a los que ahora muchos se agarran para hacernos ver que la cosa está genial. Ante el Rayo de nuevo una genialidad de Westermann decidió un partido igualado hasta que el Rayo se volcó en un partido en el que el Betis con balón tampoco mostró nada. El Espanyol directamente nos dio un serio correctivo en una lección de como plantear un partido y como no se debe defender y el Granada, el peor equipo de la liga según dicta la clasificación, nos domina y nos mantiene lejos de su área los 90 minutos. Y yo me pregunto de nuevo ¿Esto es todo?

 

Porque esto no es ningún partido aislado, el Betis es el equipo que menos dispara a puerta y al que más le disparan de toda la liga y eso no es casualidad. ¿Esta también es una de las peores plantillas de la historia para andar siempre encajando goles antes de los cinco primeros minutos? Ahora saldrá el que le echa la culpa de todo a Mel, el que te dice que Mel dice una cosa y los jugadores hacen otra, el que te cuenta que Maciá no ha fichado un extremo izquierdo y entre unos y otros la casa sin barrer. Lo que está claro es que había jugadores en el banquillo que muchos habríamos colocado antes de salir a verlas venir. Que si quieres el balón, que si quieres tener recursos para sacar la pelota tienes que colocar a jugadores con esas cualidades que personalmente no creo que sean las de Petros y N’Diaye aunque no haya nada que reprochar a su trabajo individual. Que si quieres ir a por el partido no terminas con N’Diaye de delantero centro. Personal y subjetivamente, creo que con lo que hay da para más que ir al campo del colista a tirar dos veces (una de penalti), luego ya que cada uno haga la lectura que quiera. La suerte, que Westermann jugó en patines, que Joaquín no tuvo su día o lo que sea. Yo tengo muy claro que jugando así, los defensas siempre van a ser muy malos, porque perdemos el balón muy rápido, hay muy pocas alternativas por delante del mismo y damos vía libre al ataque rival, y que los delanteros igualmente van a ser muy malos porque no reciben ni un balón en condiciones. En fin, solo queda esperar que el próximo partido venga con algo más de suerte, que el gol aguante sin llegar en los primeros minutos, Rubén pille alguna, Adán pare todas y sumemos puntos otra vez. Es a lo que juega este Betis.


Adán: Como siempre últimamente, salvador. Tampoco es que el Granada sea una oleada ofensiva. Es más, sus aficionados se quejan continuamente del poco gol que tiene pero al Betis pudieron hacerle varios si no es por él.
Piccini: No estuvo del todo mal aunque en la segunda parte Success fue una pesadilla para él. Aceptó el reto físico, salió victorioso en alguna pero el nigeriano lo tuvo siempre en vilo y lo superó otras tantas. Ofensivamente algunas subidas pero infructuosas. También es complicado centrar al área cuando no hay nadie esperando el balón.

Westermann: No sé si ya ha regresado a Sevilla o sigue en el césped. Desde Alfonso Pérez Muñoz y el debut de Nosa no veía a un futbolista resbalarse tanto con las trece barras. Otras veces ha estado imperial pero desde luego este no fue su partido.

Bruno: A su nivel. Sobrio en defensa y al menos se mantuvo más en pie que el central alemán. Tampoco fue un partido especialmente destacado para él.

Varela: El rato que estuvo Success por su banda lo pasó mal, aunque tuvo un partido correcto. Discreto. El rival casi siempre basó su ataque en la banda de Piccini. A balón parado da cosas aprovechables.

N’Diaye: Es un pulmón. Siempre estuvo trabajando, en defensa, llevando el balón arriba, sumándose al ataque. Aun con su buena actitud no creo que sea la mejor opción para terminar como delantero centro, pero en fin. El entrenador sabrá. A mi me pareció de lo mejor sobre el césped una vez más.

Petros: No me pareció un gran partido el suyo aunque tampoco estuvo especialmente mal. Trabajador y batallador aunque parece claro que coger peso a la hora de elaborar no es su virtud y quizás el Betis necesitaba otra cosa.

Portillo: Muy flojo su partido. Esta vez se dejó ver menos y tuvo menos protagonismo con balón. El balón nunca llegó con claridad a zona de tres cuartos y cuando lo hizo, las opciones de jugarlo eran limitadas porque el Betis acumulaba pocos jugadores de ataque y los que llegaban se metían todos en la misma zona, con lo que facilitaban las labores defensivas rivales.

Joaquin: Desafortunado en casi todas las acciones. No pudo encarar, casi siempre recibió con el Granada replegado y solo se dejó ver con un buen disparo en la segunda mitad.

Rubén Castro: Aburrido. Yo definiría así su partido. Intentó buscar el gol, intentó aprovechar lo que le llegó, que fue poquísimo y transformó el inocente penalti de Rubén Pérez. Poco más que decir. Ya son varios los partidos en los que le llegan dos o tres veces a zona de peligro y tiene que fabricarse algo. Lo preocupante es que ese es el único camino que conoce este Betis para llegar.

Rennella: En su haber, la pelea, protege bien con su físico y no la juega mal y además salvó al Betis del gol sobre la línea (otro tema sería como uno de los mejores rematadores del Granada a balón parado como Mainz remata solo). En su contra, que siempre está lejos del área y eso en un rematador… Más allá de que no le llegan balones, en parte es porque todos los desmarques los hizo al revés. En lugar de trazar líneas de pase alejándose de Rubén para abrir la defensa rival los buscaba pegándose a Rubén en la banda izquierda, con lo que con una simple basculación de la zaga rival acababa con el “trabajado juego ofensivo verdiblanco”. Frustrante.

Dani Ceballos: Cada vez tengo más claro con este jugador que el fútbol es un estado de ánimo y él cada vez lo tiene más bajo. No se está sintiendo importante y desde luego no está haciendo el fútbol que puede hacer. Muy por debajo del rendimiento que puede y debe dar.

Digard: Demasiado acelerado. Salió a cortar el juego del Granada pero con excesiva dureza. No hubo tiempo para verlo mucho más, pero lo vi algo fuera del partido.

Pezzella: Lo poco que hizo no estuvo mal aunque no hubo tiempo ara verle más que un par de salidas con el balón.


@jorgegonex | Mis impresiones del equipo tras el Granada CF – Real Betis

Deja un comentario