Las impresiones de Jorginho del FC Barcelona 6 – 2 Real Betis

El partido | Los jugadores | El entrenador


Comienzo de temporada con mal pie por parte del Real Betis Balompié, de sus jugadores y del cuerpo técnico. Una papeleta y una imagen que tendrán que enmendar el viernes ante el Deportivo de la Coruña. Y es que se aprecian aguas revueltas en una afición que ha visto como la ilusión de la nueva temporada (los que la tuvieran) ha sido derribada a las primeras de cambio. En esta época de redes sociales en la que la opinión de la gente está siempre expuesta y compartida se aprecia un malestar de prácticamente el 100% de la afición entre los que están a favor de dejar partir el barco a ver si lo hacen navegar, y los que quieren hundirlo ya porque no creen que salga a flote.


El partido | Los jugadores | El entrenador

 

Y es que el partido en el Camp Nou ha dolido mucho. Y no por la derrota, que en cierto modo y aunque siempre sales al campo pensando en ganar, podría entrar dentro de lo previsible. Pero lo que ha dolido son las sensaciones. Sensación de equipo superado… derrotado. La sensación de que no se estuvo a la altura y no se compitió.

 

Personalmente creo que el planteamiento no fue malo. Incluso lo tacharía como válido hasta cierto punto. Y digo hasta cierto punto porque hubo llamativos errores en él de los que espero y deseo que se aprenda por el bien del equipo. Gustavo Poyet había estado probando toda la temporada con un 4-3-3 (o 4-1-4-1 una vez en el césped) con el que empezó bien la pretemporada pero que con el paso del tiempo y el aumento de calidad en los rivales pareció no terminar de arrancar. La imagen en el Colombino y ante el Leipzig incrementaron las dudas al respecto. Ya llevaba en mente jugar mucho más arropado en el Camp Nou. Fruto de ello aprovechó el partido de más dificultad en Faro ante el Sporting CP para probar un 5-3-2 que le dio más o menos resultado y así se presentó en el Camp Nou.

 

En opinión de un servidor hubo varios problemas para competir en el Camp Nou. El primero es que la defensa de cinco está muy bien para evitar las diagonales que suele trazar el Barcelona si los carrileros tapan las subidas de sus laterales largos. El problema es poner un carrilero como Cejudo, que no tiene esa habilidad en defensa y que perdía su posición constantemente. De hecho ni siquiera salta en el balón que da lugar al primer gol aunque no creo que se deba centrar en él la derrota. El segundo problema es situar las líneas tan atrás. El Betis puso el autobús con todo el valor de la expresión. Casi ocho futbolistas prácticamente dentro del área. El trivote que debía hacer la línea estaba tan pegado a la frontal que la presión al juego del FC Barcelona (aceptamos la dificultad de realizarla) era inexistente. Basculaciones de un lado a otro cuyo objetivo era morder poco y aguantar con las líneas muy juntas. Se ponía poca oposición a los lanzamientos lejanos y se dejaba vía libre a la creación de los azulgranas.

 

Más allá de esto y de que el FC Barcelona pasó por encima del Betis en todos los sentidos, lo que más me molestó fue la actitud de algunos jugadores que bajaron los brazos y eso no es admisible. El que más me transmitió eso fue Felipe Gutiérrez. El chileno se vio tan superado que mostró un bajón de intensidad demasiado evidente perdiendo balones fáciles cuando tenía pases claros de cara para salir jugando. Tampoco Dani Ceballos estuvo al nivel esperado cuando sustituyó a Jonas Martín (importantísimo que su lesión dure lo menos posible). Puede que el utrerano estuviera tocado pues es bien sabido que tenía molestias pero hay que pedirle más porque él puede darlo. Todo esto aderezado con una rueda de prensa de Gustavo Poyet en la que personalmente me sentí decepcionado, aunque lo interpreto como una forma de desdramatizar. Consiguió todo lo contrario.

 

Por último, voy a lanzar una opinión personal a todos aquellos que quieren largar ya al entrenador porque el equipo no juega a nada. Sí, yo también estoy decepcionado con la imagen del equipo en los últimos encuentros de pretemporada y la bajada de brazos en el Nou Camp, pero estamos en la jornada uno. No se puede hacer un proyecto (bueno o malo) y esperar resultados en la primera jornada. Veremos si este viernes se reinvierte la situación y se logra la victoria. No tiremos el coche porque al girar la llave no arrancó, tal vez el problema tiene solución. Si en unas jornadas el equipo no funciona, tal vez haya que plantearse otras soluciones pero a día de hoy, parece demasiado pronto.

 

loading…



El partido | Los jugadores | El entrenador

Adán: Tuvo que aparecer porque el juego del FC Barcelona invita a los porteros a “lucirse” con muchas llegadas en las que tuviesen que intervenir. No me pareció un partido especialmente destacado por su parte.
Durmisi: Poca subida como es normal, pues el FC Barcelona tuvo casi siempre la posesión del balón. Por su banda no se creó excesivo peligro pues siempre el balón volvía al centro. Nada destacado.
Bruno-Mandi-Pezzella: Los pongo juntos porque en mi opinión ninguno de los dos marcó el partido en fallos individuales. El planteamiento, ese que no considero malo por el hecho de colocar defensa de cinco, a su vez fue horrible para ellos, perdidos dentro del área, sin ningún tipo de opción a la anticipación y superados en todo momento. Nada destacable de su actuación.Cejudo: Perdido en el puesto de carrilero, perdió su posición muy pronto y se le vio un poco frustrado. No tuvo ninguna presencia en ataque al igual que Durmisi. Poco más de su partido. Muy superado, como el Betis en general.
Petros: Personalmente no entiendo tanta basculación en una defensa de cinco futbolistas. Su juego es ese, despliegue, apoyo constante y ayudas pero no estuvo bien en lo táctico. Si tienes defensa de cinco, lo normal es que sea el interior izquierda quien ayude al carrilero y el derecho quien ayude al carrilero derecho. Se empeña en ir a tapar todos los huecos (no sé si fue orden del entrenador) y lo que abrió fue un carril por dentro, por ejemplo, en el segundo gol en el que Messi no encontró oposición (aunque el argentino lo hace siempre bien). Debe trabajar el posicionamiento y no entrar en batallas que creo que no son suyas.

Jonas Martin: El francés me parece uno de los hombres más importantes en la medular por aunar el trabajo tanto defensivo como ofensivo, fuerza y criterio. Obviamente no fue su partido más destacado por el equipo que había en frente pero si dicen que no sabes lo que tienes hasta que lo pierdes, eso nos ocurrió con Jonas. El partido fue otro sin él sobre el terreno de juego.

Felipe Gutiérrez: Lo he señalado como negativo en el partido pero es que me llamó mucho la atención en lo que a intensidad se refiere, especialmente en la segunda parte. Creo que se vio superado por el partido y bajó los brazos y eso es inadmisible. Mucho debe cambiar su aportación al equipo.

Sanabria: Se fajó, las peleó y en ocasiones la ganó. Muy solitario porque al Betis le costó salir de su área y poco destacado en general porque el juego del equipo no dio para más.

Rubén Castro: Apareció cuando debía, con dos buenos goles y evidenciando que el equipo tiene pegada, la pegada que siempre tiene cuando el está en el campo. El mejor jugador del equipo en el Camp Nou por aparecer donde debía y acertar cuando hubo que hacerlo. Nada más que decir, esta valoración podemos dejarla escrita casi toda la temporada conociendo al canario.

Dani Ceballos: Llegaba tocado al Camp Nou y la lesión de Jonas trastocó los planes de Poyet. Salió al campo pero como si no estuviera. No tuvo incidencia alguna en el juego del equipo, ni defensiva ni ofensivamente.

Musonda: Saltó al campo, corrió y lo intentó pero se vio siempre superado en labores defensivas y con poco protagonismo en lo ofensivo.

Fabían: Lo cierto es que me sorprendió la calma al recibir el balón e intentar jugar. Durante unos instantes pareció darle algo de criterio al balón y dejar a un lado el nerviosismo del resto. Luego acabó viéndose superado por el partido.


El partido | Los jugadores | El entrenador

Gustavo Poyet: Si el planteamiento, el hecho de jugar con un 5-3-2 me pareció bien tras lo visto en pretemporada, la forma de llevarlo a cabo, con el equipo tan atrás y con tan poca opción a jugar no gustó en general. Igual que el equipo, se vio superado por el rival y por el escenario, incluidas sus desafortunadas declaraciones tras el partido. Mucho debe cambiar la cara del equipo este viernes y espero que así sea. Habrá mucho que valorar y esperemos que el equipo nos sorprenda.

@jorgegonex | Mis impresiones del equipo tras el FC Barcelona – Real Betis