Granada 1-1 Real Betis ”

El Betis visitaba el Nuevo Los Cármenes con 2.500 béticos apoyándolo en la grada y ante un posible ultimátum de Sandoval que venía muy tocado tras empatar en Gijón. Para este partido Mel alineaba: Adán bajo palos; Piccini, Bruno, Westermann y Varela en defensa; N’Diaye, Petros, Joaquín, Portillo y Rubén Castro en el mediocampo; Y Renella en solitario en punta. Organizados en un 4-5-1 con Joaquín por banda derecha y Rubén Castro por la izquierda.

El partido empezó igual que el anterior, con el equipo contrario atacando y el Betis cediéndole el terreno. Tanto le cedió que en el minuto tres Varela retrocede a Westermann que controla mal un balón y deja a Foulquier en un mano a mano ante Adán que encajó el primer tanto. Por segundo partido consecutivo empezaba cuesta arriba.

Pero durante los siguientes 25 minutos fue el Granada el que llevó el peso del juego y estuvo el segundo más cerca que el empate. Tanto que Adán salvó al Betis en tres ocasiones, ante un Betis sin alma en lo defensivo ni en lo ofensivo.

Menos mal que el Granada dió un paso atrás y además lo hacía con seguridad pues el Betis era capaz de flanquear sus líneas. Pasaban los minutos y el Betis no llegaba hasta que en una falta lejana que botó Varela, cabeceó Rubén Castro en el segundo palo y Westermann entrando desde atrás marcó. El juez de línea anuló la jugada por posición antirreglamentaria de Rubén Castro, bien señalado.

Parece que el conjunto verdiblanco se motivó un poco pero llegaba sin ideas y ahí fue donde llegó el regalo de Rubén Pérez. Un córner al segundo palo por donde entraba Rubén Castro sin demasiado peligro lo cortó Rubén Pérez con la mano. El colegiado señaló penalti y Rubén Castro pidió el balón. Engañó al portero tirándolo a la izquierda y puso el empate en el marcador en el 40′ y así se llegó al descanso.

En la segunda parte la historia fue un poco más parado, había muchas errores en los dos conjuntos y apenas creaban peligro, algún tiro lejano del Granada que se marcharon fuera y un córner que salvó bajo palos Renella en el 52′ fueron las únicas ocasiones que hubo en la segunda parte. El Betis realizó sus cambios, en el minuto 53 entró Ceballos por Renella, en el 57 entró Pezzella por Westermann que se tuvo que ir lesionado tras hacerse daño al pisar el balón. Y más tarde, en el minuto 80 salió Digard por Joaquín, renunciando con ese cambio a buscar la victoria.

Los cambios no aportaron nada aunque el juego de los titulares no ayudaba. Digard, que debutaba, entró algo nervioso y tardó dos minutos en ver la amarilla aunque luego pareció relajarse y Pezzella no tuvo ningún error de bulto. Ceballos esta vez no pudo revolucionar el partido como de costumbre.

Finalizó el partido con empate en el campo del colista con un Betis sin ideas y con inseguridad defensiva que solo fue capaz de anotar de un penalti regalado por Rubén Pérez. Mucho que mejorar pues son ya 3 los partidos en los que ha encajado en los primeros minutos de encuentro aunque se mantiene alejado del descenso.

Deja un comentario