Real Betis 1 – 1 Celta ‘Buen juego para tapar la sangría’

Segundo partido consecutivo en el Villamarín en esta semana donde el Betis buscaba confirmar las buenas sensaciones que dejó en el partido copero del miércoles. Para ello salían de inicio: Dani Giménez en portería; Piccini, Bruno, Westermman y Varela en defensa; N’Diaye, Petros y Ceballos en el mediocampo, Joaquín y Cejudo por las bandas; Y en punta Rubén Castro en solitario.

 

Al comienzo del partido la pelota no tuvo dueño, ambos equipos mimaban el balón pero no creaban peligro. En los primeros 15 minutos solo hubo una ocasión de gol y fue para el equipo visitante que casi aprovecha un error de Bruno con el balón, finalmente en él mismo y Westermman solventaron el incidente. A partir de esa oportunidad el Betis despertó y empezó a llegar a la portería visitante. Parecía que el gol estaba cerca, por destacar un muy buen tiro lejano de Piccini y un tiro desde dentro del área algo escorado de N’Diaye que en el uno contra uno atrapó el portero.

 

Pero el Betis se dejó llevar y se despistó y permitió que el Celta llegara con calidad entre líneas que es lo que mejor hace, pase entre los centrales que no pueden con la velocidad de Bongonda que bate a Dani Giménez por bajo, minuto 25, toca remar.

 

Antes del descanso un cabezazo de Rubén que paró el portero y un tiro de Joaquín que se marchó fuera fueron las ocasiones del Betis, mostraba algo de coraje para remontar pero pocas ideas.

 

Tras la reanudación el Betis empezó dormido y el Celta dominador del balón buscando tranquilidad, entonces salió Petros a presionar al central Jonny, robó el balón y Jonny lo agarró al instante, era el último hombre y la inteligencia y el coraje de Petros dejaba al Betis con uno más en el terreno de juego con 40 minutos por delante.

 

A partir de ahí el partido fue un acoso y derribo bético, el Celta apenas tuvo una opción de sentenciar el partido a la contra, pero Nolito a prácticamente portería vacía tiró fuera. Tenía que remontar el Betis. Mel movió el banquillo y dió entrada a un delantero más, entro Molina en el minuto 55 modificando el dibujo a un 4-4-2 buscando más presencia en ataque.

 

Ceballos era el principal creador de todo el peligro bético y las continuas carreras hacia delante y atrás de Petros hacían que el Betis tomara presencia arriba sin correr demasiados riesgos. En el minuto 63 salió N’Diaye por Vadillo, el cual fue ovacionado, y cambió un poco más el partido. Tuvo descaro y confianza, además no se ‘ató’ a la banda y también entró por el medio y eso hizo crear aún más peligro.

 

Joaquín en la misma falta que provocó Petros y provocó la expulsión de Jonny la lanzó al palo, apunto estuvo de empatar al momento. A los pocos minutos Bruno cabeceó un córner y cuando parecía que entraba la zaga gallega la sacó bajo palos. A 15 para el final entró Van Der Vaart por Westermman, el Betis aglutinaba más gente arriba y además con jugadores con un buen pase interior entre líneas. Con esos pases entre líneas tuvo dos tiros Rubén Castro que se marcharon fuera, no tenía su día. También tuvo algunos balones Molina que le faltó un poco de velocidad para llegar a esos balones y empatar.

 

Pero en el minuto 80 por fin llegó el gol, Petros le mete el balón a Molina que hace un control orientado de espaldas y define ante el portero por el palo corto. En los 10 minutos restantes el Betis gozó de alguna opción más pero no llegó a concretarla y el partido acabó con reparto de puntos.

 

Acabó el partido con empate en el luminoso, se coloca a 8 del descenso y a pensar en Las Palmas. Mereció más el Real Betis que hizo probablemente el mejor partido de la temporada en lo que a juego se refiere pues fue superior al Celta contra 11 y contra 10.

Deja un comentario