Real Betis 1 – 1 Real Madrid ‘Punto para crecer’

Aires de un partido grande en el Villamarín con una afición volcada en llenar y animar a su equipo. Tras la buena imagen mostrada en el anterior partido ante el Villareal se pensaba que el equipo podía hacer un papel digno ante el Real Madrid. La alineación para ese partido fue: Adán bajo palos; Molinero, Pezzella, Bruno y Vargas atrás; N’Diaye, Petros, Kadir, Cejudo y Fabián por el medio; Y Rubén Castro en punta.

 

El partido comenzó disputado, aunque la primera opción la tuvo el Betis. En una internada por la banda izquierda el balón le llega a Rubén Castro que remata a puerta, el rechace lo gana por alto Fabián que se la cede con el hombro a Cejudo, éste la enganchó de volea y hizo un auténtico golazo, la cruzó pegada al palo y adelantaba al Real Betis en el minuto 6. El equipo con el ánimo de la afición, la presión adelantada y un buen rigor táctico hizo que aguantase toda la segunda parte.

 

El Real Madrid tenía actitud y llegaba con asiduidad al área bética, aún así el equipo aguantó. Dos posibles penaltis a Cristiano y Benzema y un tiro lejano que se marchó fuera de Cristiano fueron las oportunidad más clara. El Betis estaba bien plantado en el campo y eso hizo que llegara poco y mal.

 

En la segunda parte el Betis bajó mucho el ritmo, físicamente le costaba seguir en el partido. Se notó también en las lesiones de Fabián y Kadir, los dos mejores hasta el momento, que cayeron al césped en el 50′ y 55′ y tuvieron que ser sustituidos por Ceballos y Joaquín. Estos cambios no aportaron demasiado aunque es verdad que Joaquín se centró más en defender y el equipo apenas tuvo el balón para que Ceballos pudiera crear.

 

En esta segunda mitad el Madrid acosó al Real Betis pero ahí apareció Adán para dar un auténtico recital de paradas: de cerca, de lejos, de balonmano, con reflejos, bien colocado… De todos los colores para mantener la esperanza de la victoria. A todo esto Cristiano Ronaldo, el astro madridista agredió a Molinero sin balón, una acción que de apreciar el árbitro posiblemente lo hubiera expulsado. Un Molinero que todo hay que decir, le tocó bailar con la más fea y defendió bastante bien su sitio.

 

Por la banda izquierda el Betis tenía más problemas y por ahí llegó el gol. En el minuto 70 y con hasta 5 jugadores en fuera de juego encontró a James que asistió a Benzema para que empatase el partido a portería vacía, se esfumaba el sueño de la victoria. 5 minutos después para dar frescura en esa banda, Merino dió entrada a Portillo en detrimento de Cejudo, el autor del gol que cuajó un buen partido.

 

El Madrid apenas llegó una vez desde el gol, pues empezó a pasarle factura el esfuerzo. El Betis trató de volver a ponerse por delante. Una caída de Ceballos en el área que pudo ser castigada con penalti y una contra de Rubén Castro que tras doblegar a los dos centrales no encontró puerta en el minuto 91, fueran las únicas llegadas del Real Betis en la segunda parte.

 

El partido acabó y a pesar de doblar la rodilla en los últimos 20 minutos es un buen punto y que mejora la moral del vestuario. Ademas las sensaciones que transmite son mucho mejores que antes. Un punto que quita presión al equipo y a Maciá en su búsqueda de entrenador, pues Merino gana confianza en el club y los aficionados.

Deja un comentario