Real Betis 1 – 2 Deportivo de la Coruña ‘Sin cabeza y sin correr’

Vuelve el fútbol entresemana al Villamarín, son esas cosas que a nadie le hace gracia pero que agradecemos porque son sinónimo de jugar en primera. Aproximadamente 38.000 espectadores se dieron cita a las 22.00 horas de la noche del jueves para ver a un Betis que salía con: Adán en portería; Piccini, Bruno, Westermann y Vargas en defensa; otra línea de cuatro con Joaquín, Xavi Torres, Petros y Van Der Vaart; y Rubén Castro y Jorge Molina en punta.

 

En la primera parte no hubo mucho peligro, la pelota la tubo el Betis pero apenas llegó con peligro. El Deportivo quería hacer daño a la contra pero los centrales del Betis achicaron bien. Un par de faltas colgadas por Van Der Vaart que rondaron el gol pero no estuvo acertado de cara a puerta.

 

En la segunda parte pasó todo, y bien no empezó. A los dos minutos Van Der Vaart se lesiona en un choque con Rubén Castro, abandona el campo sin parar el juego para dar tiempo a calentar a los compañeros. Aún así salió Dani Ceballos, se notó que entró frío en el partido. Aún así el Betis rondaba el gol con más posesión que peligro y así llegó el gol del equipo coruñés, Fede Cartabia se sacó de la nada un zapatazo desde 30 metros que ponía el 0-1 en el marcador.

 

El Betis intentaba reaccionar y tardó poco, 5 minutos después, en el 59, Petros hacía el empate a uno tras una buena jugada por la izquierda de Ceballos con jugó con Rubén y sacó el balón para el segundo palo. El Betis trataba de remontar el partido pero le faltó leerlo, se lanzó a por el partido sin pensar que a la contra podría anotar el Deportivo. En el 60 entró Van Wolfswinskel que aportó algo de profundidad al juego. El Betis jugaba bonito pero no efectivo, ni siquiera acababa las jugadas, por eso a la contra calcó la jugada el Deportivo y con la segunda línea entrando por el punto de penalti anotó el 1-2 que a la postre sería decisivo, le quedaban 18 minutos para remontar.

 

En el minuto 74 Renella entró por Xavi Torres, a la desesperada, Pero el juego del Betis no tenía el sentido que buscaba los cambios, no colgaban balones, se cerraban en entrar con centros rasos y pases por el medio y no hubo forma. Algún disparo lejano o forzado acababa en las manos de Lux.

 

Así concluyó el partido y perdió el Betis, el Betis no compitió, jugó bonito pero poco efectivo y el fútbol son goles. Mel lo achacó a problemas físicos pero parece algo pronto para escusarse en esto pues van 5 jornadas y es la primera entresemana. Toca ganar el domingo para no perder comba.

Deja un comentario