Las notas antes de las vacaciones

Termina otro curso y toca dar las calificaciones de nuestro ser más querido. Y creo que la frase más acertada que lo resumiría sería un “Pa habernos matao. Estaremos todos de acuerdo que nunca ha peligrado realmente la permanencia, pero la sensación de que el equipo podía romperse y caer en una espiral nada sana estaba muy presente y era muy real.

 

Con todo y con eso, no podemos olvidar que con nuestro presupuesto, nuestro objetivo no debería haber sido la simple permanencia, a pesar de que el mantra se repitiera en todos los estamentos del club. Y prácticamente, así ha sido, hemos acabado a 7 puntos de 7º, a pesar de todos los partidos que hemos desperdiciado, a pesar de no contar con entrenadores de Primera, a pesar de que muchos fichajes no han dado el rendimiento esperado, a pesar… ¿quién sabe dónde estaríamos si las cosas se hubieran hecho simplemente “un poquito” mejor?

 

Pero bueno, dejémonos de preámbulos y vayamos al morbo, veamos qué notas les ponemos a esta gente.

 

Portería

Con un portero como Adán, todo es más sencillo, casi se te olvida que te pueden marcar, y con esa seguridad desde atrás, es más fácil crear un equipo. Es cierto que ha pasado por algunas fases en las que el guardameta madrileño ha cantado por soleares, pero más cierto es que le ha costado al Betis muchos menos puntos de los que les ha dado. A pesar de ello, no estaría de más que le planificaran entrenamientos para el saque con los pies y para algunos balones aéreos.

Dani Giménez está para lo que está y todos sabemos que teniendo delante a Adán es prácticamente imposible jugar, pero cuando no ha estado Adán, no se ha notado su baja, lo cual habla muy bien de Dani.

 

Centrales

Posición complicada en la que llevamos años trabajando y que siempre es muy cuestionada (sus fallos son, junto con los del portero, los que más atención acaparan en cualquier equipo). Sin embargo, creo que Pezzella y Westermann fueron 2 muy buenas incorporaciones, que venían a luchar con Bruno por un lugar en la zaga. Pezzella ha tenido errores groseros, pero también ha tenido muy buenas apariciones, dejando a un lado los goles que ha marcado, que al ser central, simplemente son un añadido. Westermann, cuando ha jugado y el equipo ha sido serio, el ha aportado más seriedad aún. Los dos fichajes han sido la pareja que acompañaba a Bruno, imperial en casi toda la temporada. Muy bueno fichaje el del canario, a pesar de su inicio desastroso el año pasado, demostrando que las primeras impresiones no siempre son fieles a la realidad. Figueras siguió al nivel del año pasado, pero en Primera, con rivales más rápidos y con más calidad, necesaria su marcha, al final no hubo que rescindirle, como se pedía. Tarek, si se hubieran hecho las cosas bien, o incluirle en la dinámica de grupo, o cederle de inicio, hoy podríamos hablar de otra cosa, de un jugador de futuro. Pero era necesario atribuirle todas las maldades del equipo. En su momento fue Figueras, este año fue Tarek, los grandes culpables de que otro equipo más de Mel defendiera penosamente.

 

Laterales

En el lateral derecho, Molinero ha seguido este año a lo suyo, trabajar, y salvo contadas ocasiones, ha dado el nivel que tenía y el que se le pedía. Piccini tiene el virus Miguel Lopes, las lesiones hacen que cuando juega, no tenga mucho tiempo a liarla y por eso siempre tiene una pátina de “Es bueno, pero las lesiones…”. Precisamente, para suplir su lesión, vino Montoya, del que nos ha quedado una muy buena imagen, incluso cuando el entrenador ha decidido que debía jugar por la izquierda.

En la banda zurda, venía Vargas para aportar un salto de calidad y llegó con ese salto, que se fue diluyendo conforme entraba en los entrenamientos “peculiares” del Betis, no es el único fichaje al que le ha pasado. Con Merino recuperó un poco su nivel, pero acabó más en la enfermería que en el campo. De Varela todos hemos tenido la sensación de que ha jugado menos de lo que debería (no creo que Molinero o N’Diaye hicieran un mejor papel en esa posición).

 

Mediocentro defensivo

La de mediocentro defensivo es otra de las posiciones en las que seguimos sin dar en el clavo. Llegan jugadores que destacan, pero que no acaban de coger el poderío necesario para no necesitar pareja de baile. Lolo, N’Diaye, Petros… se han visto desangelados cuando les tocaba jugar solos, y regalar una posición para defender, no es algo que deberíamos permitirnos. Petros ha sorprendido gratamante, salvo por lo de jugar con guantes, la única razón por la que me plantearía su venta. Ha aportado al equipo presiones eléctricas, latigazos que hacen que el equipo se despierte. Pero todo tiene un límite y durante algunas semanas, estuvo desaparecido tras haber sostenido al equipo durante meses. N’Diaye sigue sin dar el nivel de la temporada del descenso, pero ha aumentado su nivel respecto a la nefasta temporada en 2ª que dio, y este año ha dado más al equipo de lo que ha quitado. Digard venía con lesiones, y con lesiones se irá; fueron esa historial el que hizo que este gran jugador pudiera venir al Betis; quien no arriesga, no gana; pero arriesgar no es sinónimo de ganar. Xavi está para lo que está y al final hasta ha jugado más minutos de lo que se esperaba incluso él mismo.

 

Mediocentro creador – mediocentro ofensivo – mediapunta

Otro jugador en el que se arriesgó fue Van der Vaart, todos intuíamos que venía al calorcito, parece que así ha sido y parece que nadie ha hecho nada por impedirlo, es increíble la cantidad de jugadores que se pierden y ni en el Cuerpo Técnico, ni en la Dirección Deportiva, ni en la Dirección General… nadie hace nada, nadie castiga esos comportamientos. Todos podíamos aceptar que no iba a ser jugador de 38 partidos dando el 100%, pero de ahí a no jugar ni aportar prácticamente nada… Ceballos sigue a lo suyo, detalles de calidad, jugadas, asistencias que enamoran, pero algunas actitudes que deberá cuidarse, no ya por la imagen, sino porque al final acaba restando al equipo. Portillo dicen algunos que es el jugador con más calidad pura del equipo, y puede ser, pero con la poquita sangre que ha demostrado aquí y ningún entrenador que se la traspase… poco más ha podido hacer que dar lo que tiene cuando le han dado la oportunidad. Con Fabián pasa algo parecido, puede dar mucho más de lo que dá y el tramo final con el Betis B lo ha demostrado.

 

Bandas

Nos desangrábamos en verano por un extremo que hacía que perdierámos contra el San Roque o que no fuéramos capaz de defender en condiciones. Joaquín vino excelso y como otros jugadores, cuanto más tiempo ha pasado aquí, más se ha desdibujado. Con Musonda ha pasado lo mismo, vino sobresaliendo muy por encima del resto y al final ha estado ahí ahí. A uno se le queda la sensación de que el problema no era lo que venía de fuera, sino de lo que había dentro. Cejudo ha sido el jugador comodín, es un ejemplo de superación, y parece que al nuevo entrenador también le gusta… para el recuerdo, quedará la “cejudinha” ante el Barça y el golazo ante el Madrid. Kadir tiene calidad y cuando se le ha animado y forzado, se ha demostrado. Mel quería descartarlo, y así ha sido a efectos prácticos. La temporada de Vadillo, ha sido otra más, desde aquella lesión que tuvo, se le puede pedir más, pero parece que no está por la labor.

 

Delanteros

No sé qué más decir de Castro, uno ya se queda sin palabras para definir lo que hace, año tras año. A años luz de cualquier otro jugador del campo. Y salvo si tienes bigote, te llamas Vicente y tienes un marquesado, querrías tenerlo en tu equipo sí o sí. Ricky [inserte aquí su apellido] vino en el último día y parece que se va en el primer día. Ha sido el segundo mejor delantero, lo cual no sirve para decir mucho de él ni habla bien de sus competidores: Rennella, Molina y Damiao, que toda vez que estaba asegurada la salida de Macià y que el jugador tenía firmado cobrar según lo que jugara, lo han alineado poco, viendo que no era necesario y que no aportaba una gran diferencia.

 

Entrenadores

Diría que es la peor posición de toda la planificación. Si no hubiera firmado renovación automática en su momento, es posible que este año no hubiera estado. De Merino se esperaba más, pero parece que su mojo de entrenador sólo le da para 4 partidos, a partir de ahí, se empieza a difuminar, con vicios que ya conocemos aquí (beticismo por los cuatro costados, dos huevos, un aficionado más… pero calidad para entrenar, poca). A destacar muy favorablemente el balón parado, a lo tonto, hemos acabado marcando muchos goles de córner, falta…

 

Director Deportivo

Vino con un halo de profesionalidad, de seriedad… algo que no es muy compatible con todo lo que rodea al Betis y a los entornos sevillanos. Vino con todo el pescado vendido en cuanto a los banquillos, pero vino, así que debía asumir esas áreas de las que un Director Deportivo también es responsable. Podríamos decir que prefirió ir poco a poco y tragar con carros y carretas, pero esa excusa la puede usar cualquiera, así que mejor no caer en eso. Sobre los fichajes, grandes aciertos y grandes lunares. Se le echaba en cara que sólo la mitad del equipo fuera nuevo, sin contar que la otra mitad eran Adán, Bruno, N’Diaye, Ceballos, Castro… El sentido se adquiere automáticamente, pero la dirección se adquiere con tiempo y movimiento. El director que lo sustituye necesito varias temporadas para carburar, así debió ser con Eduardo y así espero que sea con Miguel, el primer año, salvo desastre, debería ser de transición, de progreso.