Falta de trabajo a balón parado

Disfrutábamos los dulces frutos de la victoria, incluso, con algún que otro trago amargo en forma de empate, el Betis seguía ascendiendo posiciones, algo que a todos nos alegraba. Tampoco pensábamos en el día de la derrota, e incluso nos veíamos en Primera más pronto que tarde. Pero el Leganés se encargó de devolvernos a la realidad. Al equipo plano que se caracteriza por no poder remontar un partido, que baja los brazos cuando el rival corre, o lucha con mucho oficio. Es por ello por lo que el Betis no consigue ganar más de dos partidos consecutivos a equipos de zona baja de la tabla, desde hace meses. Al equipo no le falta calidad. Adán es el mejor portero de la categoría, Bruno y Jordi pueden ser la mejor o una de las 3 mejores parejas defensivas. En el centro del campo tenemos un jugador que ha sido el fichaje más caro de la categoría, y había demostrado porqué ante otros rivales. Y arriba, somos el equipo con más mordiente del campeonato. Este equipo descendió por lo mismo que ha ido dejándose puntos contra equipos “medianos”. Falta de trabajo. Y no hay más, señores.

No se puede permitir un equipo que encaja 2 goles con un jugador más. Aunque sea a balón parado. O con más razón. El Atlético de Madrid es el actual campeón de Liga gracias al balón parado. Y finalista de Champions. ¿Porqué en el Betis esto parece no entrenar este aspecto? Tras doce jornadas, el equipo sigue sumando un solo gol a balón parado, frente al Sporting en la jornada 21. También atesora dos goles a favor gracias a sendos penaltis (Tenerife en la jornada 20 y Valladolid, en la 27). Y ahora viene el aspecto negativo. El Betis ha encajado 5 goles de falta (ya sea directos o en jugada de estrategia) en los últimos doce partidos con Mel. Además de en Tenerife, Numancia (j. 23), Girona (j.26, gol de libre directo) y Leganés (en dos ocasiones) han visto como las jugadas de estrategia decidían el partido. Y es que en estos enfrentamientos, se pudo ganar en Tenerife y Girona (éste con un resultado corto), se empató en Soria, y se escaparon 3 puntos el sábado pasado. Además, Yuri, de penalti en la jornada 24, también anotó a balón parado.

No es ya solo que el Betis no anote (1 en 12 partidos) a balón parado, es que encaja cinco veces más de los que marca. Y no es algo puntual. Ya en temporadas pasadas, el equipo daba muestras del poco trabajo táctico en las acciones de balón parado.

De hecho, a veces es la mejor solución para “abrir la lata”, y anotar en partidos donde el rival se encierra atrás (que, curiosamente, son los rivales de zonas más bajas de la clasificación, a los que un empate ante el líder de la categoría les sabe a gloria). Bien haría Mel en empezar a trabajar conceptos como la colocación, anticipación y cabezazo de sus hombres a balón parado, principalmente para estos partidos.

Deja un comentario