Rubén Castro alé

Volvió Rubén Castro a ser el que era, y el jugador que el Betis necesitaba. El canario, sin duda afectado por todas las noticias que han salido en su contra, marcaba ayer tres goles y daba la asistencia para el gol de Molina. El Benito Villamarín veía como su reciente ídolo alcanzaba el centenar de goles. Incluso lo superaba, y lo establecía en 102 goles oficiales con la casaca verdiblanca. Una semana dura para Rubén, que termina de forma feliz. Porque no nos olvidemos, esta semana pasada, e incluso la anterior, la imagen de Rubén Castro ha sido muy perseguida y bombardeada por los medios.

Porque el jugador empezó a ser noticia extradeportiva el pasado 5 de febrero, cuando el Correo de Andalucía anunció que la Fiscalía pide dos años de cárcel para Rubén. Desde ese momento, diversos medios han utilizado la imagen de Rubén para atacar al Betis, auspiciado por un desafortunado cántico que, si bien existe, no está del todo claro que se haya cantado en el momento y fecha en el que salió publicado la prueba (el famoso vídeo, colgado por un usuario en YouTube).

Porque no nos engañemos, la Justicia es quien tiene que actuar, y decidir si Rubén Castro es culpable, cuánto y cómo va a pagarlo. Mientras tanto, sigue vigente la presunción de inocencia, que personajes públicos como Arguiñano o Nacho Novo intenten aprovechar la repercusión de un tema para apuntarse un tanto de diferentes colectivos. Incluso el debate ha llegado a niveles superiores, a la política, donde la diputada de Igualdad de CiU ha intentado llevar al Congreso los cánticos ultras en el fútbol. Y ojo, con esto no quiero defender a Rubén Castro. La Violencia de Género es un mal social que hay que erradicar, y está claro que si Rubén Castro incurrió en este delito, debe pagarlo.

Otros “actores invitados” han sido mucho más comedidos en sus declaraciones, y se han posicionado en un lugar mucho más mesurado, abogando por la presunción de inocencia, sin eliminar del guión la condena de los supuestos hechos, si se produjeron.

Yo, desde luego, prefiero más alinearme con éstos últimos, que defienden que se tiene que castigar a quien lo haya hecho cuando se demuestre el delito, y no antes o después.

Algunos se preguntarán, ¿porqué esta noticia ahora, cuando todo está olvidado? Pues porque para ciertos periodistas, este tema es muy jugoso, y se resisten a dejarlo escapar. Como una imagen vale más que mil palabras, aquí tenéis la noticia, de esta misma mañana:

A Rubén, que se centre en sus números, en hacer lo que sabe y desearle que siga goleando y perforando porterías contrarias.

 

Deja un comentario