Ya estamos otra vez

Esta vez por lo menos es en pretemporada. Ante el San Roque de Lepe, un rival que hace menos de un año el filial venció en tierras onubenses por 1-2. El fútbol es el fútbol, de acuerdo, y cada partido es un mundo, vale, pero ¿tanto? Yo la verdad no pude ver el partido así que quizás el Betis dominó todo el partido, pudo meter 7 pero no entró porque no estaba el hombre gol del Betis y en 3 contras cerró el encuentro el equipo local. O quizás se topó con un muro local extramotivado y sin capacidad de romperlo porque el que da el último pase estaba en Grecia. Pero es que llega el entrenador y se escusa alegando que no hay extremos.

 

A ver, yo no soy un estudioso del fútbol, solo un aficionado más, pero se bien que sin extremos no encajas 3 goles. Pero da igual, ahora la secretaría técnica en vez de seguir su planificación y buscar un sustituto de garantías joven para la delantera, pasa a buscar jugadores de banda; pero claro, es normal, es que la secretaría técnica está ahora en el punto de mira, y ese es el problema. Ahora tenemos un director deportivo y además cualificado, puede fallar porque es humano, pero tampoco nos pasemos a la hora de repartir culpas porque quizás si lo jugadores no rinden sea culpa de su mala distribución en el campo o de su falta de implicación, pero calidad parece que la hay en esta plantilla.

 

Así que por favor pido paciencia para los alarmistas y en caso de un futuro fracaso (ojalá que no) que seamos fríos a la hora de elegir culpables, no vayamos a echarle las culpas otra vez a los de arriba (que tendrán su parte de culpa), porque aquí el único patrón que se repite es el mister.

Deja un comentario